Bohemian Rhapsody, la canción

Para el próximo 1º de noviembre está anunciado en nuestro país el estreno de Bohemian Rhapsody, la película sobre la banda inglesa Queen en la que el actor americano Rami Malek (el mismo de la serie Mr. Robot) interpreta a Freddie Mercury.

El film se centrará en el concierto Live Aid realizado en 1985, el punto final de la película que comenzará con los inicios del grupo londinense. Ben Hardy interpretará al baterista Roger Taylor, Gwilym Lee al guitarrista Brian May y Joe Mazzello al bajista John Deacon para conformar el resto de músicos de la legendaria banda.
Pero no voy a hablar aquí de la película en sí, sino de una de las canciones más emplemáticas de Queen, y de la historia del Rock, que no por casualidad fue elegida para dar título al film.Bohemian Rhapsody (Rapsodia Bohemia en español) fue escrita por Mercury para el álbum de 1975 A Night at the Opera (Una noche en la Opera). El tema presenta una estructura inusual dentro del rock.
No posee estribillo y consiste en seis secciones: una introducción a capela, una balada, un solo de guitarra, un segmento operístico, una sección de rock y una coda que retoma el tempo y la tonalidad de la balada introductoria. El solo de guitarra de esta canción ha sido considerado el vigésimo mejor de todos los tiempos en el Reino Unido.​
Primero se grabó un single de “Bohemian Rhapsody” se convirtió en un éxito comercial que permaneció en la cima de las listas británicas durante nueve semanas.
De la producción se encargó Roy Thomas Baker, y el proceso de grabación tuvo lugar en los estudios Rockfield, SARM, Scorpion, Wessex y Roundhouse (siendo el single mas costoso en la historia de la música), después de una sesión de 3 semanas de ensayos por parte de la banda.
Es realmente impresionante como May, Mercury y Taylor construyen la sección de voces mezclando diferentes tipos de coros, tardando hasta 3 semanas en completar la sección, llegando a grabar hasta 180 overdubs; o el uso del “bell chord” en estrofas como “Magnifico” y “Let me go”, con Roger Taylor cantando en el registro mas alto y manteniendo las notas, mientras el resto del coro va entrando por separado.
Es de destacar que la base instrumental de “Bohemian Rhapsody” fue grabada con todos los músicos tocando a la vez en el estudio, lo que definitivamente es una de las claves del sonido del tema.
La canción -como dijimos- consta de seis secciones y presenta cambios abruptos de estilo, tonalidad y tempo. Una versión de este estilo había sido empleada en el pasado por la banda en canciones como “My Fairy King” o “The March of the Black Queen”, pertenecientes a los discos Queen y Queen II respectivamente. El New York Times ha comentado que “la característica más destacada de la canción es su letra fatalista”.
Mercury se negó a explicar su composición, diciendo sólo que trataba sobre relaciones. De hecho hay infinidad de interpretaciones, pero pese a todo, Queen no reveló nunca el verdadero significado de la canción.

Ignacio Quiroz

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *