Amor en Meditación

Sublime deseo en cóncavo y convexo,
un beso suspendido, almas acoplándose.
Párpados caídos, el mirar del espíritu latente.
Como en el Tantra, la piel se eriza sin tocarla.
Como en el Oriente, tan sólo se siente.
Sangre que fluye en sentido contrario,
calor, paz, nos envuelve.
El despertar de lo no convencional
sin ruidos, sin pensamientos, sólo dos seres.
Allí nos encontramos dándonos placer,
en el sagrado templo de nuestros cuerpos,
éxtasis en relación…
Amor en meditación

 

Marcela Alejandra Oriti Zajac

Spread the love
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *