Las alas de vademécum

No es casual que los libros tomen forma de ave
Que las guitarras sean arboles colmados de palabras
Que el papel donde yace venga del verde que oxigena las rayuelas
Cuando las venas estallan en tinta no queda más que decir en letras
Del amor dolido de Juan a la cándida protesta de María Elena
Quien escribe se extiende en el tiempo
El que traza conoce de albedrío
De otra forma las manos de Víctor seguirían indemnes
Coexiste un lugar donde no arriba lo establecido
Donde los pájaros le enseñan a volar al torpe cazador
Donde no se corrompe el vocablo inexorable
No es casual
Que los libros
Tomen forma de ave

Rodrigo Gaspar Acttis

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *