El Ave María ¿de Schubert?

En la Bula o Documento Pontificio del Papa Pío IX, denominada Ineffabilis Deus, del 8 de diciembre del año 1854, la Inmaculada concepción de María quedó consagrada como dogma, como doctrina revelada por Dios.
El Papa Pío Nono formuló el anuncio desde la Basílica de San Pedro en Roma, ante la presencia de numerosos dignatarios de la Iglesia y embajadores. A continuación comenzaron a sonar al mismo tiempo campanas en las 300 torres de la ciudad, y miles de palomas adornaron el cielo romano. Lo mismo sucedió en todo el mundo cristiano.
A partir de entonces, la fecha del 8 de diciembre quedó instituida como día de la Inmaculada Concepción de María para los católicos.


Ahora bien; a propósito de la Virgen, el famoso “Ave María” que se canta con la melodía que el compositor austríaco Franz Schubert compuso en 1825, induce a confusión; ya que si bien es conocido como el “Ave María de Schubert”, en realidad esa música no fue creada por Schubert pensando en letra sacra alguna, sino que se inspiró en un pasaje de “La dama del lago” (traducido al alemán), un poema que el escritor escocés Sir Walter Scott publicó en 1810. El poema está ambientado en la Edad Media, en la época de enfrentamientos de los clanes escoceses. La protagonista (Ellen Douglas) le ruega a la Virgen María por la suerte de su padre (James Douglas), que se halla enemistado con el rey de Escocia. Los que no entendían el difícil idioma alemán, sólo comprendían las palabras Ave María que se repiten con frecuencia en ese pasaje del poema; de ahí que la melodía haya pasado a la inmortalidad como el “Ave María”. Pero en realidad Schubert no la tituló Ave María, sino opus 52 Nº 6, porque corresponde a la musicalización del sexto capítulo de “La dama del lago”.
Además, la confusión se produce también porque a alguien se le ocurrió traducir al latín la oración que todos conocemos; la que comienza diciendo: “Dios te salve María, llena eres de gracia”, y tomar la música de Schubert para cantarla. Pero quien quiera que haya sido, y a pesar de algunas críticas, queda claro que su idea fue todo un acierto.
Las críticas se refieren a que los intérpretes que cantan el Ave María en latín, tienen que repetir algunas letras para que la oración coincida con la música de Schubert. Pero cuando se canta el rezo original en castellano, también hay que hacer un cierto acomodamiento del texto. Lo cierto es que ese lied del célebre pianista austríaco, fue utilizado para cantar la letra proveniente de la plegaria que comienza diciendo: “Dios te salve María llena eres de gracia, el Señor está contigo”.
Según algunos estudiosos de temas religiosos, estas primeras palabras de la plegaria fueron pronunciadas por el Arcángel Gabriel en el acto de la “anunciación”, como lo refiere San Lucas en el capítulo I de su Evangelio. Y las palabras siguientes que completan la súplica, son las que le dijo Santa Isabel a su prima María, cuando ésta la visitó en su casa de Ain Karim, que en esos tiempos y en la región montañosa de Judá era considerada una ciudad.
Eso sucedió en el acto conocido como “la visitación”, en la que María se ofreció a ayudar a Isabel que cursaba el embarazo de Juan “el Bautista”.
Pero aun sin conocer detalles bíblicos y sin saber latín, a la gente le gusta el Ave María en virtud de la célebre melodía que acompaña al rezo.
En las iglesias católicas el Ave María es cantado especialmente en los casamientos, generalmente por un/a solista o por un pequeño coro; y se lo hace en latín, idioma en el que “Ave” significa Dios te salve.
De cualquier manera, más allá de interpretaciones y confusiones sobre la melodía de una oración, cada 8 de diciembre el universo cristiano celebra alborozado, el hecho que dio comienzo a un cambio en la historia de la salvación espiritual de la humanidad: la Inmaculada Concepción de María.
Las notas del genial Schubert suelen ser acompañadas con otras letras en castellano no muy conocidas; Jairo la grabó en español y en francés, con un magnífico texto cuya autoría desconozco.
Más allá de estas consideraciones, el Ave María cantado con la melodía de Franz Schubert, es un lied verdaderamente antológico.
Schubert nació en Viena, la capital austríaca, el 31-01-1797, y falleció en la misma ciudad el 19-11-1828 a los 31 años, cuando aún tenía mucho que legar a la música universal.
Según el Diccionario de la Real Academia Española (RAE), el lied es una canción característica del romanticismo alemán escrita para voz y piano. Por último, quiero decir que el romanticismo alemán fue un movimiento cultural del siglo XIX, iniciado en el siglo anterior a partir de la figura emblemática del poeta, filósofo y novelista germano Johann Wolfgang Von Goethe.

Edgardo Urraco

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *