Rock Nacional: Debut y Despedida

Pil y los Violadores de la Ley

 

“La corona vota y desarrolla nuestra monarquía parlamentaria,

somos isleños de la Gran Bretaña, vieja política es la propaganda.”

Ciento x ciento

LOS ULTIMOS SERAN LOS PRIMEROS
(A Alvaro de la Iglesia)

A principios de 2013, Enrique ‘Pil Trafa’ Chalar, comenzó a dar forma a “Pil y los Violadores de la Ley”, denominación que surge un poco del cansancio que le producía ver las promociones de sus shows con su nombre asociado a la leyenda ‘ex Los Violadores’, y otro del título de un tema propio incluido en el disco ‘Mercado Indio’, de “Los Violadores”. Completaron la formación Tucán Barauskas, quién lo acompañó en “Pilsen” y también supo integrar su banda más reconocida, en guitarra y coros; Tomy Loiseau, también guitarra y voz en “Mamushkas”, en bajo y coros, y Tulio Pozzio en batería. Un año después comenzaron a presentarse en nuestro país, Bolivia y Perú, comenzando también la producción de la placa que salió a las bateas enA gosto de 2015. ‘Intro del desierto’ es un instrumental que termina abruptamente con el sonido de un disparo, rompiendo el hielo para dar paso al ágil ‘Northwestern Song’, cuya letra traza un paralelo entre aquella época y la actualidad, sobre las consecuencias del desarrollo industrial en la población, repitiendo una pregunta clave en su estribillo. El perfil contestatario se acentúa en la rítmica ‘Nonsanto’, composición sin medias tintas; primer corte de difusión del trabajo a través de un gran videoclip que intercala una presentación en vivo de la banda con imágenes de diversas marchas en contra de la multinacional que utiliza nocivos agroquímicos en todo el mundo. Belicoso e instantáneo hit. Con destino de himno, acentuado por una gran labor de guitarra y coros, ‘Dioses y faunos’ pareciera hablar de los efectos de la drogadicción, con un dejo de esperanza haciae l final.
Sigue la primera reversión, Lauf Forrest Lauf, potente tema de la banda punk alemana “Pascow”, adaptado al español por Pil, texto que denuncia los efectos de la globalización en la sociedad. ‘Los nuevos cartoneros’ es un track donde se lucen los arreglos de guitarra, con un riff demoledor. La letra parecería tomar como blanco a los gobiernos latinoamericanos populistas del último tiempo, asestando críticas tan filosas como contundentes. Es momento de ‘Rot Und Schwartz’, reflexivo momento sonoro, cuya letra vincula los golpes de suerte en la ruleta con ciertas elecciones de vida, desde una sostenida base de batería y bajo, pegadiza. ‘Casa Roja’ es una sentida canción que remite a las vivencias de meretrices y clientes en un burdel de la Patagónica durante los años cuarenta. Gana realismo a partir de su poesía cruda y descriptiva.
Un viejo rock de “V8” de 1985, es el segundo cover del listado. Se trata de ‘Deseando destruir y matar’, con una letra que funciona como un alegato pacifista frente a la guerra, y se enriquece con la voz invitada de Beto Zamarbide, ex miembro de aquella mítica agrupación metalera que por entonces supo compartir escenarios porteños con “Los Violadores”.
Otra controvertida composición, referida tanto a la enajenación mental humana como a los tratamientos asistenciales que recibe en instituciones de salud, es ‘Lenguas de fuego’, oscuro y potente reflejo de una realidad a veces ignorada. Las letras de Pil siempre tuvieron un fuerte componente político, en tal sentido, ‘Ciento x ciento’, es una muestra de que su pulso sigue intacto. Tempo vertiginoso para un manifiesto contestatario, que destaca las desigualdades sociales del modelo kirchnerista.
Tercer y último tema reversionado del recorrido, ‘Immortal Rich’, cuenta con la participación de su compositor, el legendario trovador punk inglés TV Smith, primera voz haciendo el grueso del tema en su propio idioma, mientras que el estribillo, traducido al español, es entonado por Pil y el Tucán. ‘El día eterno’ es una alegoría a tiempos mejores, que no pierde de vista la realidad cotidiana de esta parte del mundo. La última estación del viaje se titula ‘Alas de la Revolución Socialista’, que celebra, medio en broma, medio en serio, a modo de brindis, por la llegada de tiempos de lucha, que conduzcan a días mejores.
El disco, grabado en varios estudios porteños y del exterior, fue editado por el sello independiente dedicado al punk y heavy nacional Icarus Music, con arte de tapa minimalista y conciso, a cargo de la diseñadora y ex bajista
inglesa Gaye Black. El título ‘Ultimo hombre’ es algo autorreferencial, por la trayectoria de su líder en la escena nacional. El futuro de la formación, actualmente depende de lo que pase tras un nuevo regreso de “Los Violadores”, con su formación inicial, pautado para este año.

Mariano Sicart
Revista La Puerta / Abril de 2016

Spread the love
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *