A tu merced

Insustanciales como espectros,
Varados en la sinfonía abstracta del sentimiento
Sin estar aquí ni allá, solo siendo,
Almas en un espacio sin forma, intangible,
Deambulando sin rumbo en los andares de la vida,
Atravesando lo físico, en un dinámico vórtice de rotaciones infinitas,
Sin salidas especulando con el finito redundante.
Las esperanzas son el reflejo de mi inconsciente corazón,
Busco tu mano entre lo confuso del instinto.
Dónde he de llegar? A quien debo mi soberbia fuerza que no dormita más allá del vacío.
Los senderos se amotinan encegueciendo mis sentidos.
La libertad es un fruto prohibido que yace bajo las calumnias del mismo soberano sol.
Extiende tu fuerza, libérame de la opresión,
Ya me he hincado de rodillas, solo levántame, solo tú puedes, cautiva mi esencia, cautiva mi fe y con tu néctar preciado ven a buscarme, sigo aquí, ansiando la libertad.
Fin de la conversación
Escribe un mensaje…

Yanina Barzetti

Spread the love
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *