Alimentame el citoplasma.

Si hay algo que recuerdo de mis clases de Biología en la escuela secundaria es, aparte de las piernas de la Profesora, los componentes de la célula.
Días pasados uno de mis alumnos de nivel secundario, me preguntó acerca de la famosa grieta, de los desórdenes de ideas que muchas veces algunos comunicadores generan en la gente y demás. Me comentó que sus padres intentaron abordar una explicación montados en la idea de lo que se quiere dejar ver, por sobre lo que se pretende invisibilizar, me pareció una forma asertiva de acercarlo a una respuesta que pudiera ayudarlo a comprender. Pensé entonces en desarrollar lo que es un dispositivo, y para explicarlo me encontré pronto desarrollando conceptos sustantivos tales como… tramas relacionales, enunciado, visibilidad y simbología, todo muy intrincado, pero genialmente expuesto por M. Foucault, pero evidentemente muy lejos del alcance de mi interlocutor.
Parecía no quedarle claro como, mediante un enjambre de información y desinformación, se busca deliberadamente exponer, afianzar, trabajar, resaltar, determinada conducta, hecho, parecer o actitud, invisibilizando otros/as.
Entonces vinieron a mi mente las piernas de aquella profesora y, con ellas, sus clases sobre la Teoría Celular, que tanto debemos a los científicos alemanes Schleiden y Virchow, no lo suficientemente popularizados para mi gusto… (para cuando un tatuaje en el brazo del Diego con la cara de alguno de ellos…?).
Utilicé aquellas enseñanzas para explicarle a mi discípulo la forma en que funciona un dispositivo, empleando como elementos de análisis el comportamiento de los medios de comunicación y la estructura celular, tratando de vincular los conocimientos de distintos órdenes científicos; siempre es bueno recordar que en la ciencia muchas veces la llave para abrir una puerta cerrada o romper un paradigma proviene de un campo científico distinto, atendiendo a la premisa que el objetivo de la ciencia es toda la realidad.
Sólo tenía presente las partes esenciales de la célula: el núcleo, la membrana nuclear y el citoplasma que es donde se alojan las vitaminas y proteínas, que son luego filtradas por la membrana para alimentar el núcleo.
La analogía es simple e hicieron que rápidamente el alumno la asocie con las definiciones conocidas de dispositivos…luego la conclusión la construimos juntos: los medios de comunicación, influenciados por la corriente política, ideológica o cultural en el poder, se nutren de los hechos de la realidad social y los transmiten al núcleo, que podríamos asociar a la sociedad luego de filtrarlos al igual que lo hace la membrana nuclear, produciéndose en esta instancia la distorsión necesaria para lograr visibilizar y mantener en agenda, determinadas cuestiones.
Es decir, la deformación de la realidad que algunos medios de comunicación llevan adelante a diario, es un proceso similar al que se produce al interior de las células y genera el fenómeno social y comunicacional que conocemos como opinión pública; de acuerdo a los fenómenos que visibiliza o invisibiliza en tal proceso, es como se direcciona, orienta y reorienta el relato.
Fue suficiente el modesto desarrollo para echar luz al dilema, sólo apelando a la realidad de todos los días, y fue absolutamente revelador para mi alumno y para mi.
Gracias hot legs!

Marcelo Claudio Pasalagua

Spread the love
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *