Esas revoluciones…

Hoy desperté y leo que la tormenta dejó árboles caídos y algunos destrozos. Leo en el muro de una compa que se le cayó una estantería y se quedó sin platos. Leo en el muro de un queridísima estudiante (ahora colega) que acaba de recibirse. Leo que una mujer por fin pudo escapar de la violencia de su propio hogar. Observo fotografías de cumpleaños y celebraciones.
Hoy desperté y conversando con Bertolt Brecht me cuenta que “las revoluciones se producen en los callejones sin salida”. Y pienso en las grandes revoluciones que modificaron las estructuras sociales, políticas y económicas del mundo. Algunas de ellas fueron gestadas apenas por un puñado de locos y locas que no se conformaron, que no se resignaron.
Hoy desperté y pienso que, en ocasiones, una revolución puede comenzar con un abrazo, una estantería que cede, un árbol que se derrumba, una huida desesperada, una meta que se concreta, un sueño que se cumple…
Hoy desperté y pienso que las revoluciones empiezan siempre con una decisión. Que están hechas de enojo, cansancio y dolor pero, fundamentalmente, están hechas de esperanza y coraje.
Hoy desperté y pienso que hay callejones que pueden ser el comienzo de una nueva vida.

Maria Noel Vernizzi

Spread the love
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *