A Ciegas. O cómo empezar el año con una buena lectura

Mucho se ha dicho sobre las adaptaciones y casi todo es negativo: que nunca son fieles al original, que incluso llegan a desvirtuar el contenido, que en nombre de la inclusión se realizan cambios sustanciales en la raza, género u orientación sexual de los protagonistas. Lo que pocas veces se dice, es que muchas adaptaciones, independientemente de su calidad, popularizan la obra y la acercan a personas que quizá no hubieran sabido de ella por otros medios. Eso me ocurrió a mí con A ciegas (Bird Box, 2018), película original de Netflix estrenada en Latinoamérica en diciembre, que me llevó a buscar y leer la novela de Josh Malerman en la que se basa… e indirectamente, a escribir esta nota.

FURIA CIEGA
El libro, publicado en 2015 por editorial Minotauro, consta de apenas 288 páginas y esa es una de sus primeras ventajas. Es corto y de lectura ágil, con un ritmo sostenido que lleva al lector a no querer despegar los ojos del texto, página tras página, incidente tras incidente. Capítulos breves en su mayoría, que solo se alargan un poco hacia el final cuando las dos historias que está narrando se acercan a su desenlace final.
La trama mezcla hábilmente terror y ciencia ficción en partes casi iguales. Algo ha ocurrido, algo inexplicable, que comenzó en Rusia como una serie de brotes de violencia y se fue extendiendo por todo el mundo. De pronto, personas comunes y corrientes se convierten en homicidas despiadados que matan a todo el que tengan cerca, para después quitarse la vida. En principio nadie sabe qué lo provoca, pero con el correr de los días, se elabora una teoría: las personas afectadas vieron «algo» antes de enloquecer. Una clase de fenómeno, quizás unas criaturas, cuya sola contemplación alcanza para perturbar la mente humana. Los escasos supervivientes de este Nuevo Mundo viven encerrados en sus casas, con ventanas y puertas cerradas a cal y canto y si se ven obligados a salir al exterior, lo hacen con los ojos cuidadosamente vendados.
La protagonista de la historia es Malorie, que cinco años después de que comenzaran los incidentes, se aventura por primera vez a abandonar la casa en la que se encontraba recluida con sus dos hijos. Criados en ese mundo nuevo en el que el sentido de la visión está prohibido, los niños han sido entrenados por su madre para desarrollar un oído perfecto, que será la única defensa con la que los tres cuenten cuando se suban a un bote y desciendan por el río en buscar de «un lugar mejor» para vivir.
La trama se divide en dos tempos. Por un lado, el presente del viaje que están llevando a cabo Malorie y sus hijos y por el otro, flashbacks del pasado gracias a los cuales iremos conociendo el desarrollo de los acontecimientos, el destino de las otras personas que compartieron la casa con la protagonista y el porqué esta última tomó la peligrosa decisión de partir.
Sorprende no encontrar ni una relación romántica en toda la historia, algo sorprendente considerando que sus protagonistas son un grupo de personas jóvenes de distinto género obligadas a coexistir… es como si el autor intentara decirnos que ya no hay lugar para el romance o el deseo en el Nuevo Mundo. Incluso los sentimientos que Malorie desarrolla hacia Tom, son de una intensa admiración por su liderazgo y su capacidad de autosacrificio… pero nada más.

NADA MAS, NADA MENOS
Bird Box es la primera novela publicada por el novelista, cantante y compositor norteamericano Josh Malerman, pero no es exactamente su debut como escritor. Antes de que en 2014 Harper Collins comprendiera el valor de este texto, el autor ya había escrito otras catorce novelas… y fracasado en venderlas. A partir del éxito de la que podemos considerar su ópera prima, Malerman ha logrado ver publicadas muchas otras novelas e historias cortas, sumando a su ya exitosa carrera musical una también muy rentable carrera en las letras. Como escritor su estilo es muy simple, claro y por eso mismo, atrapante.
A ciegas recibió el precio Michigan Notable Book Award en 2015, y ese mismo año fue nominada para el James Herbert Award y el Bram Stoker Award, en este último caso en la categoría «Mejor primera novela».
Sin dudas, el libro constituye una excelente elección para este verano.

J. Farías

Spread the love
  • 22
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *