Esfumándose

Se desvanece, todo se desvanece;
como gota de agua
que toca la tinta sobre aquel papel.
Como la llegada de una suave brisa
luego de la voraz tormenta.
Se desvanece, todo se desvanece;
como las palabras sin ser oídas
se alejan llevadas por el viento.
Como acuarela desplazándose
en un paisaje de aguada.
Ese perfume que impregnaba el lugar
y ahora, transformado
en un agradable aroma flotando en el aire.
Se desvanece…
Todo se desvanece.

Marcela Alejandra Oriti Zajac

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *