Aporofobia

MIEDO Y RECHAZO A LOS POBRES

Cierta vez, en un asado con amigos en donde se hablaba de los problemas del país, para los cuales -como es costumbre- cada uno tenía una “solución” diferente y mejor que la de su antecesor; el anfitrión planteó muy seriamente que el problema de la Argentina eran los “negros” y los “bomberos”“A los negros y a los bomberos hay que eliminarlos a todos, y así se solucionan todos los males del país”
Obviamente no faltó un descolgado que hizo esa pregunta que nunca hay que hacer: “¿Y a los bomberos por qué?”
Más allá del chiste lo cierto es que pareciera que necesitamos tener a mano una categoría tipo “negros”, “pobres”, “piqueteros”, “planeros”, “gays”, etc. para vernos, sentirnos, creernos o situarnos en un lugar que nos diferencie del otro, un lugar que nos ponga en un plano “superior”.
Sin embargo (esto es una reflexión de Mex Urtizberea publicada hace varios años en un prestigioso matutino) desde ese lugar superior, vemos de manera diferente, por ejemplo, al que corta la calle pidiendo trabajo o comida, que al que vive en Barrio Norte de Buenos Aires y corta la calle pidiendo que le reestablezcan el servicio de luz que hace dos días le cortaron… El primero es “el problema”… el segundo -aunque haga lo mismo- es un ciudadano, y como tal, está exigiendo lo que le corresponde por legítimo derecho. El personaje de Diego Capusotto, Micky Vainilla, ese que desprecia a quienes considera inferiores, es casi una radiografía de esta situación…
Adela Cortina es una filósofa española que en 2017 publicó “Aporofobia, el rechazo al pobre”, un libro en donde desarrolla este nuevo término que fue incluido en el diccionario de la lengua española por la Real Academia, y elegido como palabra del año por la Fundación Fundéu BBVA.
Aporofobia, de á-poros, sin recursos, indigente, pobre; y fobos, miedo es un término referido al miedo y rechazo hacia la pobreza y hacia las personas pobres. Es la animosidad, hostilidad y aversión, respecto de las zonas o barrios carenciados y respecto de las personas pobres, o sea, frente a aquellas personas que se encuentran desamparadas y con muy pocos recursos.​
El concepto se diferencia de la xenofobia, que solo se refiere al rechazo al extranjero y del racismo, que es la discriminación por grupos étnicos. La diferencia entre aporofobia y xenofobia o racismo es que socialmente no se discrimina ni margina a personas inmigrantes o a miembros de otras etnias cuando estas personas tienen patrimonio, recursos económicos y/o relevancia social y mediática.
Teniendo en cuenta esto, seguramente habrán notado que últimamente en nuestro país, la aporofobia no deja de aparecer en el lenguaje cotidiano, dejando en evidencia el sesgo ideológico de quien lo enuncia… Pero obviamente, tampoco es lo mismo notarlo en una charla de café, hablando con algún vecino o en un asado con amigos, que cuando viene de la boca de algún funcionario público hablando en un medio de comunicación masivo… primero porque que entran en contradicción con sus “promesas” de campaña electoral y segundo porque dejan en evidencia su desprecio hacia el “de abajo”… y en ese lugar estamos casi todos, aún cuando creamos tener un lugar de privilegio.
En tal sentido Eduardo Valdez, Diputado de Parlasur, publica en Página 12 (20 de Julio de 2018) algunas muestras de funcionarios que se han expresado, entre ellas, y por citar algunas reproduzco:
Mauricio Macri, en octubre de 2002, diario La Nación, sobre los cartoneros. “Este es un negocio millonario y los cartoneros tienen una actitud delictiva porque se roban la basura (…) Al ciruja me lo llevo preso.”
María Eugenia Vidal, el 30 de mayo de 2018, sobre los estudios de los pobres. “¿Y llenar la provincia de universidades públicas cuando todos sabemos que nadie que nace en la pobreza llega a la universidad?”
Javier González Fraga, presidente del Banco Nación, el 27 de mayo de 2016, sobre los empleados. “Donde le hiciste creer a un empleado medio que su sueldo servía para comprar celulares, plasmas, autos, motos e irse al exterior, eso es una ficción.”
Es paradójico: La aporofobia es el rechazo y el temor a los pobres, y las políticas que lleva adelante el actual gobierno desde hace tres años generan miles y miles de esos que temen y rechazan… y mientras tanto, la mayoría intentamos vernos, sentirnos, creernos o situarnos en un lugar que nos diferencie de ese otro, un lugar que nos ponga en un plano “superior”… un lugar que nos garantice no ser rechazados ni despreciados.

Fabian Retamar

Spread the love
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *