Encuentros.

Está nublado y hace frío y eso me recuerda que mi querida Vanesa Nallino odia el frío. Y no sé por qué, pero de pronto un torbellino de palabras, anudadas en el alma, que vienen madurando hace tiempo me piden que las suelte, que las libere. Y es que pienso y pienso mucho y eso duele…y entonces me acuerdo de ella, Isa Nadia otra que no puede dejar de pensar nunca. Y pienso y siento, siento tanto, tanto que no puedo expresar qué siento. Michele Petit en Elogio del Encuentro cuenta la historia de Zohra, una mujer valiente que desafió todos los mandatos, y entre todas las experiencias que relata, al final Zohra dice: «la biblioteca fue un encuentro extraordinario porque yo modifiqué el curso de mi vida». Y entonces pienso que de eso se trata la vida, de encuentros. Encuentros tremendos, mágicos, trágicos, ordinarios, patéticos, tiernos, oscuros, maravillosos. Encuentros extraordinarios…todos nos impactan. Todos nos hacen ser quienes somos. Al fin de cuentas, estamos hechos de encuentros. 
Está nublado y hace frío y pienso en Juliana Bengolea que cruzó el charco y se animó a todo y que allá, a lo lejos y de cerca sigue iluminando y contagiando su ganas de vivir. Y pienso en mis queridas amigas del alma Mariu Ortenzi y Lucre Bravi bellos seres que, a pesar de la distancia, siempre las siento en lo más profundo de mi ser. Y pienso en Fernanda Surraco que se anima a todo y cuenta, con toda soltura, que en un maravilloso viaje se comió una brochette de gusanos y estaba rica. Sí, rica dijo..jajaja. Y pensando en viajes, no me olvido de Analía Caputto , siempre serena pero en constante búsqueda y su búsqueda la llevó hasta India. Sí, allá voló, buscando…
Está nublado y hace frío y pienso en los desafíos, esos que ya no sé si persigo yo o ellos me persiguen a mí. Y entonces llega Silvia Güemes que no sin miedo pero con mucha fuerza se decidió hacer un Ironman, sí una cosa tremenda donde nadás, corrés, te subís a una bicicleta, a un dinosaurio y no sé que cosa más, todo junto. Sí, todo juntoooo. De sólo pensarlo, ya me lesiono ja. 
Está nublado y hace frío y una compañera Estrella Mattia me enseñó que esto llamado facebook también sirve para encontrarse, para ofrecer y compartir esos infinitos instantes que forman parte de nuestra vida y entonces, así, poder sentirnos cerca y abrazarnos y resistir…Y de repente la querida futura colega Ana Luz Cattaneo, una mujercita maravillosa, me recuerda las palabras de Sábato: «hay días en que me levanto con una esperanza demencial, momentos en los que siento que las posibilidades de una vida más humana están al alcance de nuestras manos». Y otros, en los que andamos desparramados por el piso…ja (esto lo digo yo).
Está nublado y hace frío y pienso en mis hermanitas Patry Vernizzi y Jisela Vernizzi y en mi compañero incondicional de viaje Andrés Ortega y en ustedes (no me alcanza el espacio para nombrarlos a todos/as pero si estás acá por algo es..) porque con ustedes me encuentro cada día, porque ustedes me ayudan a encontrarme a mí.
Está nublado y hace frío y pienso: qué bueno encontrarte, qué bueno que estés acá, qué bueno que formes parte de mi vida porque encontrarte a vos significó un encuentro extraordinario que modificó el curso de mi vida.

Maria Noel Vernizzi

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *