Debut y despedida: La Juntada

Después de su etapa como corista en Los Twists, Fabiana Cantilo inició su carrera solista con la producción de Charly García, nada menos, en 1985, para ese gran disco que llevó por título ‘Detectives’. Tres años después, en 1988, llegaría a las bateas lo que es considerado su segundo LP, que no es otra cosa que una colaboración, cuyo título, justamente, fue ‘Fabiana Cantilo y Los Perros Calientes’.
Producido artísticamente por Fito Páez, el álbum presenta once composiciones que totalizan treinta y tres minutos de música en plan pop-rock. Grabado entre Noviembre y Diciembre de 1987 en los estudios Del Cielito Récords, Buenos Aires, contó con la dirección artística de Adolfo San Martín, mientras que Javier Quesada coordinó la producción, de la que Gustavo Gauvri se desempeñó como técnico de grabación.
El Lado 1 inicia con ‘Nada’ (G. Carámbula), simpático rockabilly que logra crear clima merced a un pegadizo estribillo y buen trabajo de coros a cargo de la propia intérprete. Algo más redonda resulta ‘Solo dame un poco’ (G. Carámbula-F. Cantilo), cuya letra refiere a una relación de pareja complicada, con logrados arreglos de guitarras, buen solo y melodía. Sigue ‘Dejá que suba’ (G. Carámbula), otra canción simple en su concepción, decididamente pop, que narra una aventura amorosa con un sólido acompañamiento de la banda, y Carámbula sumando coros en el tramo final.
Una noche de excesos es retratada con un toque de paranoia en el texto de ‘Piojos del submundo’ (G. Carámbula-M. Capasso), un rock directo con un gran trabajo de batería, en primer plano. A continuación, la curiosidad de la placa, en ‘Ella me toca y se va’ (G. Carámbula-M. Capasso) quien lleva la voz cantante es Gabriel Carámbula, de discreta performance. ‘Dos veinte a tu amor’ (F. Páez) cierra el primer acto, composición muy propia de la primera época del rosarino, potenciada por una buena interpretación.


El comienzo del Lado 2 llega a través de ‘Empire State’ (F. Cantilo), un tema contundente con buenos aportes de teclados, bien cantado, que no escapa a ciertos yeites de estilo característicos. El segundo, enérgico track, ‘Siento llegar’ (G. Carámbula-M. Capasso), ahonda en un estado emocional de soledad y reclamos varios, con ciertos lugares comunes. ‘Ya no creo en tu amor’ (G. Carámbula) es una sentida balada bien tocada y mejor interpretada, con un destacado arreglo de cuerdas y gran labor de coros, a cargo de Carámbula. Con un simpático, y bien ejecutado toque funk, ‘Lunes y ya no estás’ (G. Carámbula), ensaya una despedida de pareja clara y definitiva. El cierre llega con ‘Mujer problema’ (G. Carámbula), rock algo autorreferencial pero simpático.
La formación de la banda incluía a Gabriel Carámbula, en guitarras y voces, Marcelo Capasso en bajo, Cay Gutiérrez en teclados y Guillermo Altamiranda en batería. Fito Páez participó como tecladista invitado en varios temas. Con edición original a cargo del sello Polydor en formato LP, fue relanzado en CD hacia 1993 por Polygram y re masterizado en 2006 por Universal Music. Estas sucesivas reediciones derivaron en dos artes de tapa para el mismo material, uno de los cuáles excluye a la banda del título.
El repertorio del disco carece de la solidez que tuvo su trabajo previo y, fundamentalmente, el posterior, ‘Algo mejor’, de 1991, con el que se consagraría definitivamente como una de las voces femeninas más interesantes y dúctiles de la escena nacional. Por el lado de la banda de la banda de Gabriel Carámbula, que posteriormente acortó su nombre a “Los Perros”, llegarían a grabar cuatro discos más hasta 1994, gozando de cierta repercusión entre el público, gracias a algunos recordados hits. Posteriormente, Gabriel Carámbula iniciaría una dilatada carrera solista.

Mariano Sicart

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *