Nunca vas a estar en mis zapatos.

Nunca vas a estar en mis zapatos.
Nunca vas a sentir en la piel lo que te cuento.
Que te cierren puertas. Que no te crean… las caras… conozco las caras… nunca vas a sentir la frustración de salir vacía… de sentirte mentirosa cuando no lo sos.
Nunca vas a estar en mis zapatos.
Una vez me preguntaron porque tengo tantos hijos…y les dije «porque es lo único que puedo tener» si, son bocas para alimentar, eso son para vos… hijos es lo único que tenemos derecho y obligación, los pobres a tener. 
Nunca vas a estar en mis zapatos. En las salas de espera después de haber caminado tanto. De estar esperando por una caja de leche, un arroz y un aceite. Soy de los ignorados, de los que miras de reojo pensando, estas así porque querés… te pegaron porque hiciste algo.
Nunca vas a estar en mis zapatos. Nunca vas a entender los rostros felices por una taza de leche y un pan. Nunca vas a entender no querer que llegue el fin de semana o las vacaciones.
Nunca vas a estar en mis zapatos. Me miras de lejos, juzgándome, con un discurso de doble moral…
Nunca vas a estar en mis zapatos… ser nadie no es para cualquiera, mis zapatos llenos de dignidad y tierra no te van a quedar.

Natalia Arena.

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *