A Yolanda, mi abuela.

Quisiera encontrarte hoy, a mis 37 . En el patio, en la galería. En los sillones que se hamacaban. O en la vereda con calle de tierras, caminando de esquina a esquina por la noche.

Como fue casarte a tus quince años? Enviudar con un pibe a cuestas? Retomar tu vida. Volver a casarte y a ser madre? Que decía tu familia? Quisiste ser mamá? Donde estarías ahora parada?

Miro tu foto a los veintipico y te veo señora como te conocí en mi infancia, con tu rostro endurecido pero sin perder la ternura. Recuerdo tus tostadas con manteca y los mates de la mañana cuando venía de vacaciones a Baigorria. Recuerdo cuanto te extrañaba cuando regresabas de tus vacaciones en Bs. As.
Tu casa enorme, que construiste vos, donde vivo hoy y tu alma que resplandece cuando el sol ilumina el patio que veía tan inmenso con mis ojos de niña.

Hoy viniste a la mente, hoy es tu cumpleaños.

Llega Septiembre y fechas duras. 
Los recuerdos de lxs que ya no están juegan en la mente, mientras que en algún lado están ellxs, juntxs, festejando.

Hoy hago preguntas al cielo y me quedo con las respuestas que me da el corazón, la percepción. 
Me Las guardo. 
Es una charla entre vos y yo.

Natalia Arena

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *