Lloro y vomito.

Cielo López, de 18 años, Neuquén.
Navila Garay, 15 años, en Chascomús.
Cecilia Burgadt, 42 años, en Santa Fe
Vanesa Caro, 38 años, en Lomas.
Una joven de 17 años no identificada aún, en San Roque.
Un fin de semana.

Regresé a mi casa directamente a llorar. No puedo más. No podemos más.
Estoy harta.
No sienten nada?
Estoy podrida de ser la feminazi, la loca del pañuelo verde, la que habla con x o e, la que anda en «esas cosas».
Estoy harta. Porque sii. Andamos en esas cosas! Sabés que son «esas cosas»?
Tratar de salvarnos! Nada más y nada menos. Salvarnos de que el próximo nombre no sea el mío, el de nuestra amiga, compañera, vecina o el tuyo. Si. El tuyo. Porque estas locas también luchamos por vos. Y no. No solo en una marcha, o en las redes, o por moda. Luchamos cuando acompañamos, cuando no dormimos esperando el mensaje de estoy bien, cuando dejamos de trabajar para escuchar. Luchamos y no te equivoques, no nos pagan para hacerlo, he visto compañeras sin tener para comer dando una mano.
Acá va más allá, el lenguaje, las paredes, las feministas… Acá nos matan porque somos mujeres.
Nos matan. Nos descuartizan. Nos queman. Nos empalan. Nos violan. Pero la lucha es «cosa de feminista» . Pero la yuta madre, «cosa de feminista»?
Nunca sentiste ese nudo en el alma porque tu hermana, hija o quien sea , no llegaba a horario y no sabias donde estaba?
Nunca sentiste miedo de hablar?
Nunca viste en otra mujer el terror en sus ojos cuando acompaña al tipo a comprar otra cerveza?
Nunca deseaste que no llegue a casa?
Nunca deseaste que no llegue el fin de semana? Nunca pensaste en las mujeres que amas??

Lloro y vomito. No puedo más. Si. Tengo ganas de romper todo…
Y después escuchás «Pero vuelve porque quiere». No hermanx. No vuelven porque quiere. Vuelven porque no hay contención. Porque tienen miedo. Miedo de él y la sociedad. Vuelven porque no tiene casa y para alquilar te piden garantías o no tener pibes. Vuelven porque no tienen familia. Vuelven porque si consiguen donde vivir y trabajo, con suerte, no tienen con quien dejar lxs pibxs. Y si a esos pibes le pasan algo cuando ella no esta de quien es la culpa para la sociedad? Vuelve porque se la tiene que «bancar». Vuelve porque el se arrepintió, hasta la próxima.

Lloro y vomito. No puedo más. Si. Tengo ganas de romper todo…
Pienso en mi hija, en mis amigas, en mis compañeras, en las mujeres de mi familia, pienso en cada mujer que conozco. Pienso en el trabajo que hacen mis compañeras, que hago yo, que hacen tantas, y en la frustración de no poder hacer más, habiendo hecho tanto.
Pienso en quienes piensan que el feminismo es una moda, como si nos gustara lucir muertas.
Pienso y deseo, ojalá algún día alguna palabra los atraviese y empiezen a mirar con otros ojos, o a sentir más alla de prejuicios.

Nosotras vamos a estar acá SIEMPRE, para seguir luchando y gritando por quienes ya no pueden gritar, por quienes no se atreven, por quienes tienen miedo.

Lloro y vomito. Hoy no puedo más.

Natalia Arena

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *