Cuento propio

Cansada de besar
sapos azules
que se convierten
en príncipes desteñidos violetas,
prefirió elegir amores platónicos,
igual de imposibles,
pero más auténticos.
Cansada de esperar
a que lleguen las doce
en relojes sin baterías,
decidió comprar ella misma
zapatitos acharolados
del talle adecuado.
Cansada de dormir eternamente
esperando que la despierte
el beso de amor verdadero,
prefirió salir a trasnochar
y vivir de nuevo.
Cansada de esperar
que en su vida suceda
la magia de los cuentos,
decidió tomar hojas en blanco,
y convertirse en leyenda.
Eliminó el final
“y vivieron felices por siempre, comiendo perdices”
por uno más real:
“y vivirá hasta cuando se pueda
comiendo chocolates y escribiendo poemas”

Gabriela Requino

Imagen – Fernanda Suaréz

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *