No por nada se llaman redes (sociales).

En estos días me están superando las redes sociales. Y quizás rogando que se rompa el teléfono.

Cuando nos cambió la vida? Cuando dejamos de ver con los ojos y empezamos a ver con la cámara?
La necesidad de la imagen. La necesidad de la primicia convirtiéndonos todxs en fotógrafos. La necesidad de capturar los momentos.
Hubo un tiempo que íbamos a los recitales sin la necesidad de sacar la mejor foto. Que íbamos a escuchar a unx politicx sin la necesidad del flash. Que veíamos a nuestrxs niñxs crecer «en directo» y no a través de face. Que no hacía falta un watshap para una amistad, con unos mates en las buenas y unos abrazos en las malas eramos amigxs. Que no nos ofendíamos si » nos clavaban el visto» o estaban «en linea» porque solamente gritábamos porque no había timbre. Hubo un tiempo que las discusiones eran charlas y no pantallas. Hubo un tiempo que no existía capturas y valía la palabra.

Que la tecnología tiene sus cosas buenas. Si. Pero cansa. O a mi, me está cansando… era bello mirar los colores sin filtros, era bello no ser por las redes atrapadxs.

Natalia Arena

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *