Las mariposas y ella.

Y si las mariposas no murieran nunca?
Millones de colores agonizantes
danzando en la falsa brisa primaveral,
suplicándole piedad al sol,
plegándose a miles de miradas injustas.
¿Qué sentido tiene?
¿Qué satisfacción se obtiene?
Solo admiración,
embellecer paisajes y vidas mediocres,
alimentar tu patética melancolía.
Están exhaustas,
déjalas ir.
¿Y si ella no muriera nunca?
Suspiro eterno andante
de felicidad prescripta
fingiendo libertad,
suplicándole piedad a la vida,
plegándose a miles de miradas injustas.
¿Qué sentido tiene?
¿Qué satisfacción se obtiene?
Egoísmo absurdo
alimentando orgullos insatisfechos.
Está exhausta,
déjala ir.
Déjalas ir.

Gabriela Requino

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *