LA SOLIDARIDAD COMO PUNTA DE LANZA.

Hay en el aire un gustito comunitario y solidario que contrasta con todos los estereotipos de personas que la tele y demás medios nos quieren vender como estándares. Galeano lo explicaba de una manera muy precisa. Decía que la solidaridad es horizontal y la caridad vertical, en la primera se comparte con todos por igual ,en la segunda se da a los que menos tienen pensando en algún punto que son mejores que los de abajo. Nos agarro una pandemia y nos encerró a todos, bueno a casi todos, porque hay trabajos que fueron declarados de interés primario para la sociedad. ¿Cuál sociedad? ¿La del consumo? ¿La del wifi? ¿La del black friday? ¿La de clases virtuales?. El pobre al servicio del que tiene aunque sea dos pesos más en el bolsillo. Banda de veces escuché decir a las viejas religiosas del barrio que los pibes y pibas solo saben drogarse y ponerse en pedo y la marencoche… Resulta ser que la otra sociedad, la que trabaja en ferias, son independientes, albañiles , pintores, cocineros, feriantes, etc etc etc. Para ellos no hay servicios esenciales, porque como ya sabemos, para nuestra «sociedad», tener hambre no es un problema de estado. Y si. Así y todo los vagos drogadictos se organizan y arman ollas populares para «bancar la toma y la lija». Siempre van a haber mal intencionados que al verse egoístas ante tanta solidaridad desparramada salen a escupir veneno contra los que ponen el lomo. «Que seguro se entongo con el consejal de turno, estos viven de planes y encima les dan a ellos 10.000 pesos de arriba», te dice el que tiene la panza llena y la cama caliente. Salir a pegarle a los que se organizan ante el hambre es el acto más egoísta y cobarde en estos tiempos. Entiendo que ante tanto amor desinteresado les de calambres en el ego consumista y meritocrata que les corroe la sangre. Mientras ellos prenden la tele para alimentar su odio, los pibes y las pibas, los trabajadores y trabajadoras, prenden la leña para hacer el guiso nuestro de cada día.

Suer Ton

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •