Categoría: Relatos

Sonrió, sintió paz.

Salió del trabajo, caminó rápido para llegar a su casa. La esperaba sus hijxs. Sonrió. Sintió paz. Tuvo flashes en su cabeza, volvió a sonreír, llegaba a su casa y sabía lo que se iba a encontrar, no tenia miedo de volver…

«Enano de mierda»

El comienzo de mi secundaria era todo un acontecimiento en casa. Amanecían los 90 y con ellos la esperanzas y sueños argentinos de clase media trabajadora…

GUERRERAS

Anoche lloré otra vez hasta quedarme dormida. Tengo los párpados llenos de puntitos rojos.
Mi viejo me pregunta que me pasó. No quiero responder.

MIEDOS Y SORPRESAS

Con vos río chinito, lo sé porque solo de esa forma después me duelen un poco las comisuras de los labios. ¿Sabías que hace varios años yo no sabía sonreír? Vos pensarás

Un tipo cualquiera.

Una esquina cualquiera en un barrio cualquiera de Entre Ríos.
Un tipo cualquiera haciendo malabares. Primero me llamaron la atención sus zapatotes de payaso; varios minutos después reparé en que le faltaba un brazo.

Bajemos las expectativas.

Bajemos las expectativas. Aceptemos. La otra persona es eso, es otra.
» Yo si estuviera en su lugar…» Pero no lo estás.
A veces nos entregamos

CONTRADICCIONES

«Sí, ya sé lo que vas a preguntarme. Y sí, podés ser feminista y que te guste un hombre y quieras ser dulce con él». Debo admitir que caí ese día, súper tentada y con la enorme contradicción de sentirme empoderada